Hipersudoración, adios al exceso de sudor con Neoderma...

La hiperhidrosis o hipersudoración (exceso de sudoración), es un trastorno producido por una alteración del sistema nervioso vegetativo que produce más sudor del necesario para regular la temperatura de nuestro cuerpo. Este problema, que afecta a un porcentaje importante de la población, y que afecta por igual a hombres y mujeres, induce inseguridad, falta de confianza, estados de ansiedad y estrés, y en la mayoría de los casos afectando la calidad de vida de quien la padece, e interfiriendo en el desarrollo natural de las actividades del día a día.

Hay hombres que no pueden quitarse la chaqueta ni en el más caluroso de los veranos y mujeres que ven imposible elegir determinados colores o telas en sus vestidos.

Existen diversos grados y las causas de sudoración excesiva son variadas, para los afectados, intentar normalizar la situación es una prioridad que se persigue con un interés cada vez más pronunciado.

Las causas de la aparición de este trastorno son diversas y normalmente se manifiesta en zonas localizadas como axilas, palmas de las manos, plantas de los piés y frente.

Para eliminar el exceso de sudor, en NEODERMA CENTRO MÉDICO recomendamos la toxina botulínica tipo A, como la única alternativa no quirúrgica que consigue interrumpir la hiperactividad de las glándulas sudoríparas con un alto grado de efectividad. El producto se infiltra en la zona afectada a través de una aguja extremadamente fina que actúa bloqueando las terminaciones nerviosas simpáticas, responsables del estímulo de las glándulas sudoríparas.

Conocida a nivel popular por su efectividad para disimular las arrugas y líneas de expresión, la toxina botulínica, desde hace más de 10 años, también se emplea para combatir los problemas de sudoración en exceso, con resultados muy efectivos. Se trata de una técnica rápida, eficaz e indolora que se realiza en la consulta del médico de forma ambulatoria. El tratamiento en la zona de la axila no requiere anestesia y con pocas infiltraciones podemos conseguir reducir considerablemente la sudoración en esta área. La realización del tratamiento no requiere baja laboral, se realiza en poco tiempo y, una vez finalizado, el paciente puede incorporarse con total normalidad a su vida.

Los resultados se observan de forma progresiva a los pocos días de la aplicación de la toxina botulínica y los efectos pueden durar entre cuatro meses y un año, dependiendo de la zona y las características particulares de cada caso (la duración media en hipersudoración axilar, por ejemplo, es de 7 meses). Se recomienda el mantenimiento anual, aunque existe la posibilidad de que en algunos pacientes, con pocas sesiones, la eliminación del exceso de sudoración sea definitiva.

Hipersudoración Palmar y Axilar

La hiperhidrosis primaria focal puede presentar una localización palmar, plantar, axilar y craneofacial. Las formas leves pueden beneficiarse de los tratamientos médicos clásicos, pero las de intensidad moderada y grave son resistentes a ellos y causan impacto desfavorable en la calidad de vida de los pacientes. El tratamiento quirúrgico mediante simpatectomía transtorácica bilateral puede resolver gran número de estos casos con escasos efectos secundarios, si bien muchos pacientes no aceptan una intervención con anestesia general.

Desde hace unos años se emplea la toxina botulínica tipo A como tratamiento seguro y eficaz en hiperhidrosis primaria focal (palmo-plantar y axilar), inyectada en las zonas hiperhidróticas.

Mecanismo de acción de la toxina botulínica en hiperhidrosis
Bloqueo de la unión de la acetilcolina en las fibras colinérgicas simpáticas de las glándulas sudoríparas ecrinas, provocando su denervación química.

Preparados comerciales de toxina botulínica tipo A (TB-A)
Se dispone en España de dos preparados comerciales de TB-A: Botox® (Allergan Pharmaceuticals, Irving, California, Estados Unidos) y Dysport ® (Ipsen Products, Maidenhead, Berkshire, Gran Bretaña).

El vial de Botox ® contiene 100 U de TB-A y el de Dysport ® 500 U, teniendo en cuenta que 1 U de Botox ® es equivalente aproximadamente a 4 U de Dysport ®.

Metodología de aplicación en palmas de manos

1.- Examen de los pacientes para valoración, filiación de hiperhidrosis, información y consentimiento informado.

2.- Delimitación de la zona hiperhidrótica mediante el test del yodo-almidón de Minor: secar la palma, aplicar solución yodada, secar, aplicar polvos de almidón de trigo, esperar que vuelva a sudar el paciente. La zona hiperhidrótica se teñirá de azul oscuro.

3.- Anestesia troncular a nivel de la muñeca en tres puntos para bloqueo de nervios mediano, cubital y radial con lidocaína al 1% o mepivacaína al 2%.

4.- Marcaje de los puntos de inyección: Se marcan puntos equidistantes a 1,5 cm. por toda la zona hiperhidrótica de la palma.

5.- Inyección de la TB-A: Reconstituir Botox® con 4 cm. de solución salina para obtener una concentración de 2,5 U / 0,1 ml. e inyectar 2,5 U en cada punto con el bisel de una aguja de 30 G hacia arriba, intradérmico profundo hasta un total de unas 100 U / palma, con mitad de dosis en eminencia tenar para evitar impotencia funcional de la “pinza”.

6.- La 1ª revisión post tratamiento se realiza al mes. Se valora la eficacia objetivamente mediante el test del yodo almidón, reinyectando si es necesario.

La reducción del sudor comienza entre el 3º y 7º día y se mantiene una media de 4 a 6 meses. Como efectos secundarios puede notarse leve pérdida de fuerza en la mano y especialmente en la “pinza, que remite entre 2 y 8 semanas.

Metodología de aplicación en plantas de los pies

Es similar a la descrita para las palmas, teniendo en cuanta que el test del yodo-almidón suele delimitar una zona hiperhidrótica “en mocasín”. La anestesia troncular se lleva a cabo en los nervios tibial posterior y sural. Se inyecta hasta un total de 100-150 U de Botox®, 2,5 U /punto.

Metodología de aplicación en axila

Una vez realizado el examen del paciente, con la axila depilada se delimita la zona hiperhidrótica mediante el test del yodo-almidón. Se marcan los puntos de inyección en dicha zona a 1,5 cm, aplicando 2 U / punto hasta un total de 50 U de Botox® / axila. No precisa anestesia. En personas sensibles puede utilizarse crioanestesia. En la revisión posterior al tratamiento, al mes, se objetiva la reducción del sudor mediante el test del yodo-almidón y se reinyecta si es preciso.

La aplicación axilar carece de efectos secundarios y el grado de satisfacción del paciente suele ser mayor, con reducción de la sudoración durante una media de 7 meses. Con sucesivas aplicaciones tienden a prolongarse los efectos.

Contraindicaciones en el tratamiento de hipersudoración

En cualquiera de las indicaciones descritas no debe inyectarse TB-A en caso de embarazo y lactancia, uso concomitante de aminoglucósidos, enfermedades neuromusculares o hipersensibilidad a alguno de los componetes del producto.