Verrugas y Elevaciones Dérmicas, eliminación con garantías...

Las lesiones primarias de la piel (aquellas que aparecen directamente sobre ella, sin ser secundarias a otros procesos, por ejemplo a traumatismos o por rascado) pueden ser de muy diferentes tipos.

– Lesiones planas de diferente color a la piel normal (máculas) y que pueden corresponder a lesiones vasculares congénitas, alteraciones de la concentración de la melanina.

– Lesiones sólidas: elevadas circunscritas (pápulas) en meseta (placas), tipo tumor (verrugas, nódulos, papilomas).

– Lesiones líquidas: rellenas de contenido líquido (vesículas y ampollas); cavidades rellenas de líquido (quistes).

La mayoría son benignas (no cancerosas), pero cuando su diagnóstico no está claro, resultan dolorosos, son antiestéticos o limitan los movimientos, puede ser preferible eliminarlos.

¿Por qué eliminar una lesión cutánea?

Además de por razones prácticas o estéticas, la cirugía también puede estar recomendada para eliminar lesiones de la piel que presenten signos de volverse malignas (cancerosas), por ejemplo, un lunar que cambia de forma o de color. Es conveniente enviar una pequeña muestra del tejido extirpado a un laboratorio para su análisis. Esto se denomina biopsia.

La extirpación quirúrgica es el tratamiento más común de casi todas las lesiones de la piel. Las verrugas pueden eliminarse mediante cirugía, tratarse con una sustancia química o congelarse con gas líquido, y con Láser de CO2 se consigue el tratamiento óptimo.

Los pacientes pueden recibir anestesia local mediante crema anestésica o mediante anestesia local infiltrada.